Opinión

Oportunidad perdida

Artículo publicado en EL CORREO. Octubre de 2015. Javier Madrazo Lavín

Cuando no encontramos en puertas de una nueva  campaña electoral el panorama en el ámbito de la izquierda alternativa  no puede ser más desalentador. Las elecciones municipales marcaron cuál debe ser el camino a seguir para que la izquierda  transformadora obtenga el respaldo ciudadano y pueda aspirar a ser hegemónica o, al menos, condicionar la acción política.  Para alcanzar este objetivo sólo hay un camino: la unidad. Así se han logrado mayorías de gobierno en ciudades emblemáticas como Madrid o Barcelona, por citar los dos ejemplos más representativos.  

El 20 de diciembre la situación será muy distinta. Los intereses partidistas y el afán de protagonismo han frustrado la ilusión de quienes confiaban en un acuerdo entre todas las sensibilidades de izquierda. Podemos, como fuerza principal en este ámbito, es quien más responsabilidad  tenía a la hora de de pilotar una verdadera unidad popular que representara a una mayoría social, que reivindica un gobierno al servicio de la ciudadanía y no de la troika y los poderes económicos. Lamentablemente, en esta ocasión,  Pablo Iglesias y su organización no han actuado con la generosidad que la situación requería. 

Han pretendido imponer como paraguas común una marca que, a tenor de las encuestas, no está logrando el apoyo que sus dirigentes daban por seguro hace menos de un año.  Podemos enarbola la bandera del cambio y tienen razones para ello, pero no deberían olvidar que en el Estado hay otras sensibilidades de la izquierda que también defienden su espacio y no buscan cobijo bajo las siglas y el programa  de la formación morada. Bien por su apuesta por captar el voto de centro, bien por su estructura  vertical o bien por no reconocer la pluralidad en el campo de la izquierda. Han pasado de querer ganar las elecciones  a conformarse con reemplazar a IU en el campo de la izquierda. 

La historia de la izquierda no ha comenzado hace dos años. Hay una larga tradición de lucha por las libertades y por los derechos democráticos y sociales. En el franquismo y en el período democrático. Son muchas las personas que han dedicado todo su esfuerzo,  en barrios, fábricas o universidades, con gran sacrificio, a conquistar mayores cotas de justicia y bienestar.  En este sentido, resulta inexplicable el maltrato al que ha sometido Podemos a Izquierda Unida, del mismo modo que resulta incomprensible  la sumisión que ha demostrado Alberto Garzón ante una larga cadena de desplantes , desaires y hasta insultos. 

Izquierda Unida ha puesto en marcha Ahora en Común, pensando que al ocultar la referencia explícita a la izquierda iba a ser mejor aceptado por Podemos.  Al final se han rendido a la evidencia. Podemos no les quiere ni les reconoce como interlocutor. Tienen una papeleta difícil porque defienden una Unidad Popular poco creíble, dado que en su seno sólo han quedado el  PCE y voces independientes de carácter testimonial. Se ha eliminado, en un ejercicio de gran sectarismo,   la pluralidad interna que en su día fue una seña de identidad, que llevó a Izquierda Unida, principalmente en la etapa Anguita, a ser una fuerza fundamental en la escena  política. De hecho, en estos momentos hay mucha izquierda fuera de IU.

El anuncio de la ruptura del proceso negociador entre Podemos e Izquierda Unida ha caído como un jarro de agua fría entre quienes confiaban en que el interés social finalmente se impondría. La ciudadanía esperaba que estas organizaciones demostraran capacidad y vocación de acuerdo. España necesita una opción electoral que represente el sentir de una parte importante de la población, que ha recuperado el interés por la política como respuesta a los recortes sociales, la corrupción y los déficits democráticos de un modelo de desarrollo incapaz de garantizar la igualdad y los derechos  básicos de las personas.

Una vez más,  estamos ante una oportunidad perdida, que Partido Popular, PSOE y Ciudadanos rentabilizarán en las urnas y en los pactos posteriores que conformarán mayorías de gobierno de centro derecha, sometidas a los dictados de la Unión Europea, el Banco Central y el Fondo Monetario Internacional. No es mi intención buscar culpables. Se trata, sin duda alguna, de un error colectivo, en el que también hemos fallado quienes no hemos sabido o no hemos podido emplazar con éxito a Podemos,  Izquierda Unida y al resto de las Izquierdas a ratificar un entendimiento en el que creemos firmemente. 

En Euskadi el panorama no es más alentador. A partir del manifiesto impulsado por un grupo de profesores de la UPV parecía albergarse una esperanza de confluencia entre la izquierda independentista y la izquierda federalista. Ha faltado audacia y valentía para superar las inercias de muchos años de distanciamiento.  Afortunadamente la izquierda abertzale empieza a asumir sus límites y a entender que hay gentes de izquierda que no comparten sus postulados. El acercamiento, desde el respeto a las identidades plurales, resulta clave.  Hasta la fecha su única alianza pasaba por incorporarse a sus filas, asumiendo su propio ideario. 

Una alternativa unitaria y plural en el seno de la izquierda vasca  concitaría ilusión y movilizaría adhesiones ciudadanas. En Euskadi, al igual que en otras Comunidades, también es posible superar al establishment,  que representan PNV-PSE-PP.  Estas tres fuerzas se alían para conformar o sostener gobiernos de perfil plano, que priorizan el mantenimiento del poder como única hoja de ruta.  Jamás ofrecen propuestas que puedan poner  en riesgo el status quo dominante, político y económico. La ciudadanía progresista, consciente de esta realidad,  exige una  unidad popular real, con un programa compartido que le permita recuperar su protagonismo y liderar el futuro que desea para los próximos treinta años. 

 

 

 

Terremoto electoral

Artículo de Opinión de Honorio Cadarso

Llevamos mucho tiempo acostumbrados al gobierno de PNV en Euskadi y en la mayoría de sus municipios, y en menor proporción de Bildu, PSOE y PPi. Hay quien habla incluso de un bipartidismo a la vasca...Y de repente las encuestas nos previenen de que Podemos, una nueva fuerza, podría alzarse como primera fuerza en Alava, segunda en Vizcaya, y tercera en Guipuzcoa, y además podría  gobernar no pocos ayuntamientos en los tres herrialdes...

¿Qué está pasando? A partir de la que muchos, no todos, llaman Transición democrática, Amorebieta, por poner un ejemplo, ha puesto una "Patata" donde antes se producía un rocambolesco caos circulatorio alrededor de un guardia de circulación que debía conformarse con hacer la estatua. Asimismo se ha dotado de una gigantesca central térmica que ha mermado la bondad de nuestro medio ambiente, y al otro lado de su autopista que la limita por el norte cuenta ahora con un AHT o con la caja de lo que será en un futuro Tren de Alta Velocidad; asimismo, Durango ha soterrado su tramo de Eusko Tren Bideak, y en todos los pueblos se han producido equipamientos culturales, deportivos y otros muchos, en un derroche de inversiones multimillonarias, al socaire del Imperio del Ladrillo que ha traído al estado español y a nuestra comunidad una crisis galopante.

Porque en parte por los costes de las obras, en parte por las ganancias excesivas de los promotores y ejecutores de todas estas obras y la corrupción a que todo esto ha dado lugar, ha habido que proceder, según dicen, a recortes en enseñanza, salud, jubilaciones y salarios, y a rebajas sustanciales en los salarios y la calidad del empleo. Contamos con 172.000 parados en Euskadi,  y mientras se constata una mejora en los niveles de empleo en el resto del estado, parece ser que aquí no acabamos de  recuperarnos y vamos con cierto retraso en nuestra recuperación...

El balance de mejoras y pérdidas de todo esto ha generado en nuestra sociedad un descontento y un cabreo con los gestores del desajuste de los errores de gestión. 

Los hay que piensan que los que hasta ahora han ocupado el poder serán capaces de dar paso a una nueva gestión que nos devuelva la sociedad del bienestar anterior y nos la mejore. Pero los hay también que preferirían mandar al retiro a los políticos de la época pasada y poner a los mandos de Euskadi, de sus Diputaciones y sus Ayuntamientos, a nuevas fuerzas politicas.  Podemos, por ejemplo, se propone concurrir a las elecciones autonómicas, y organiza a toda prisa candidaturas y campañas electorales para concurrir también a las elecciones municipales. En Durango, en Amorebieta-Etxano, en Eibar, en las tres capitales vascas...

Bienvenida sea la democracia que nos devuelve la oportunidad de juzgar conductas pasadas y designar gestores de nuestro futuro. No hemos perdido todo: nos queda la palabra; nos queda el voto...

Señora alcaldesa

Artículo de Opinión Honorio Cadarso

Ha tenido que ser una andaluza de nacimiento, la alcaldesa de París Anne Hidalgo, la que nos ayudase a bajar de las altas reflexiones sobre lo de Charlie Hebdo y los 17 asesinatos y pensar más a ras de suelo..

Desde el corazón de la gran ciudad, timonel del barco en que navegan  sus 10 millones de habitantes y vigía de toda la Francia republicana, Anne Hidalgo ha dicho que "Se sabe que muchos jóvenes franceses se habían ido a Siria o Irak  a luchar por algo que no es la religión, sino la muerte. Ahora nos encontramos con que jóvenes de algunos barrios creen que los héroes son los asesinos. Esa gente que mata no tiene ni fe ni ley. Pero hay que reflexionar".

A este lado del Pirineo, no estamos acostumbrados a considerar a un musulmán como un ciudadano de nuestro país con los mismos derechos que cualquier otro ciudadano. El ideal republicano francés supone que todo francés deja atrás sus opciones religiosas o étnicas  para identificarse con la República cuya fuerza gravitatoria es tan intensa que anula los demás signos de identidad.

Los musulmanes y todas las religiones tiene libertad para expresarse y manifestarse en Francia, por supuesto respetando esa identificación con los ideales republicanos...   

Ese desapego de la vida, ese culto a la muerte  del que han hecho alarde los franceses hermanos Kouachi  y Coulibaly viene quizá de algo ajeno a la motivación religiosa.

"Aquí se produce una  fractura terrible. Decimos que no existe la identificación por comunidades ni los ghetos, pero es falso. La población inmigrante más allá de la primera generación, sufre la maldición del desprecio, la miseria" explica al francés Haroun Derbal imán de la mezquita del destartalado mercado de las Pulgas de Marsella. Se habla de zonas de esa misma ciudad, que tiene un cuarto de su población de origen árabe, donde el 55% viven por debajo del umbral de la pobreza.

Nada nuevo, nada especialmente original.Vivimos juntos, pero la distancia entre ricos superricos y pobres de solemnidad y sin ningún porvenir es no ya una fractura, sino un cráter , un cráter que es más económico que étnico, el gran problema es la desigualdad".

Por estos lares estamos a años luz de las actitudes de los franceses ante la Liberté, Egalité, Fraternité. Aquí los musulmanes tienen problemas para construir sus mezquitas, difícilmente se les reconocen los derechos de todo ciudadano normal. Bueno sería segjuir el consejo de la andaluza alcaldesa de París Anne Hidalgo:"Hay que reflexionar". Merci, Madame Hidalgo.

Protesta activa para ganar el futuro

Artículo de opinión de Javier Madrazo publicado en el CORREO

El hombre bueno se define por la protesta activa y la lucha permanente, que busca superar la injustica estructural dominante”. El autor de estas palabras es Ignacio Ellacuría, jesuita nacido en Portugalete y una de lavoces más destacadas de la Teología de la Liberación, asesinado el 16 de noviembre de 198en El Salvador. Un año después de su desaparición tuve la oportunidad de visitar la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, en la que Ignacio Ellacuria, cinco compañeros de la orden religiosa y dos asistentes fueron tiroteados por soldados de las Fuerzas Armadas. 

Su compromiso activo en favor de la opciónpreferente por lapersonas más pobres hicieron de él un hombre incómodo para la oligarquía y los militares. Acabaron con su vida, pero no con supensamiento. La trayectoria de Ignacio Ellacuría, así como la de sus compañeros mártiresrepresenta todavía hoy la lucha contra la desigualad, que entonces parecía circunscribirse al llamado Tercer Mundo y que ahora está presenteen el seno de las sociedades occidentales, el llamado Cuarto Mundo, en el que día a día se niegan y recortan derechos humanos fundamentales. 

Es indudable que el Papa Francisco ha traído nuevos aires a la Iglesia y al cristianismoSu mensaje recupera los fundamentos de la Teología de la Liberaciónque cuestionan un sistema de producción y consumo, el capitalismo, que está en el origen de la injusticia y la división socialÉste modo de entender las relaciones humanas y la organización del poder conecta con una lectura progresista del Evangelio, y moviliza a creyentes y a quienes no lo son en pro de políticas de redistribución equitativa de la riqueza de avance hacia una democracia más plena y participativa. 

El mundo no está hoy mejor que en 1989, cuando Ignacio Ellacuría fue asesinado. Nos enfrentamos a los mismos déficits y desafíos, en un entorno más individualista, más insolidario y más desideologizado.  El poder sigue en las mismas manos, la riqueza se concentra en las mismas familias y la política está al servicio de los mismos intereses. Hablemos de la oligarquía, la lucha de clases o la casta, nos referimos a las mismas personas con idénticos objetivos. La brecha entre quienes ejercen el control y quienes somos víctimas de sus decisiones resulta tan insalvable como siempre.   

En este contexto, Ignacio Ellacuría continúa siendo un referente y un espejo en el que mirarnos, uniendo teoría y praxis de liberaciónHabrán cambiado muchas cosas, pero en el fondo, en aquellos aspectos que inciden en el bienestar y la dignidad del ser humano, seguimos igual. El discurso del Papa Francisco recoge, en una parte de sus propuestas, el espíritu que animó a la Teología de la Liberación, y que tanto disgustó a la jerarquía vaticana, reacia a asumir con radicalidad la dimensión social y política de la fe cristiana y denunciar con voz profética la opresión de los pueblos y las personas, en un continente gobernado por dictadores y militares que extendieron el terror para poder actuar sin más límite que su voluntad.

La intervención del Papa Francisco en el Parlamento de Estrasburgo ha permitido recuperarla sintonía que en su día existió entre los movimientos populares transformadores y el cristianismo de base, defensor de los derechos de los hombres y mujeres más vulnerablesPor primera vez en mucho tiempo observo con optimismo como se produce este acercamiento, en un contexto marcado por la crisis económica la desconfianza generada por quienes se han servido de las instituciones para su enriquecimiento personal y para perpetuar un modelo de desarrollo, que se basa en el abuso del poder, aunque ello implique vaciar de contenido la democracia. 

La oligarquía ha controlado y controla la política, la banca y la cultura. Hemos vivido una ilusión de crecimiento sin fin, que nos ha anestesiadomientras nos hicieron creer que éramos ricos y seguiríamos siéndolo. Fue en 2008 cuando empezamos a tomar conciencia de la realidad. Nos quisieron hacer creer que la recesión sería pasajera y los brotes verdes llegarían más pronto que tarde. Hoy sabemos que no será así. La crisis no es sólo económica; también es institucional y éticaResulta difícil fiarse de quienes ejercen la política, aunque muchas y muchos actúen con honestidad.  

La sociedad civil está tomando conciencia de su fuerza y las encuestas ponen de manifiesto el fracaso del bipartidismo, pero sobre todo de los viejos modos de hacer política. No es extraño que María Dolores de Cospedal, secretaria general dela derecha, y César Alierta, presidente de Telefónica, hayan salido en defensa de la alternancia entre el PSOE y el Partido Popular, cuando no a favor de una alianza entre ambos. Felipe González ya la hizo hace un año y Pedro Sánchez apela ahora a “pactos en beneficio de la ciudadanía”. Cierran filas para salvar el bipartidismo, pero es posible que ya sea tarde.   

Vivimos con miedo porque sabemos que nuestro trabajo, si lo tenemos, es precario, y nuestro futuro incierto. Sin embargo, en España este estado de shock, a diferencia de lo que ocurre en otros lugares de Europa, nos ha movilizado en lugar de paralizarnos y nos ha acercado más a la izquierda que a la extrema derecha.  Personas que hace tiempo habían dejado de salir a la calle a defender sus derechos, hoy lo hacen y coinciden con jóvenes que, igual sin saberlo, ejercen la protesta activa y la lucha permanente” que Ignacio Ellacuría reivindicabaTodavía queda espacio para la esperanza.  

Recuperar principios, valores e ideales

Artículo de opinión de Javier Madrazo publicado en Noticias Obreras. Diciembre 2014 

La política para ser democrática debe liberarse, en primer lugar, del control efectivo que sobre ella ejercen el poder económico y los mercados. La política se ha transformado en un instrumento al servicio de los intereses de la banca y las grandes empresas, que ejercen su autoridad en el mundo entero a través del FMI, el BCE y el Consejo de Europa.

Instituciones que han pervertido no sólo la acción política sino sobre todo, y más grave aún, han anulado la democracia. El capitalismo se ha convertido en una dictadura, y las instituciones, especialmente las supralocales ,son brazos ejecutores de órdenes que dictan personas que jamás han concurrido a unas elecciones y de las que nunca conoceremos sus programas, ni mucho menos sus rostros.

El cumplimiento efectivo de los derechos humanos no son, su objetivo prioritario , como tampoco lo es la superación de las desigualdades o la redistribución justa de la riqueza. Los máximos mandatarios saben muy bien que sus decisiones implican desempleo, precariedad y desahucios; y en los países empobrecidos implican guerras, hambre y enfermedades. Estos son sólo daños colaterales , el precio a pagar por amasar cada vez mayores fortunas y un poder sin más límite que su propia voluntad. 

Las consecuencias de sus acciones tienen rostro.

Hombres y mujeres con nombres y apellidos. Sólo en España el 25% de la población se encuentra en estado de exclusión social. Más de once millones de personas, de las cuáles cinco padecen exclusión severa. Es obvio que los autores del VII Informe Foessa no comparten el optimismo del presidente del gobierno, Mariano Rajoy, cuando este último afirma , una vez más, que estamos saliendo de la crisis. Quienes se creen los “amos del mundo”, como les llamaba Tom Wolfe en su obra “la hoguera de las vanidades”, sólo tienen ojos para las cifras macroeconómicas, pero les falta sensibilidad para pensar en las personas. Así va el mundo.

Es vedad que la crisis económica está íntimamente unida a una gran crisis institucional y ética, que ha logrado hacer tambalear los cimientos de un modelo de desarrollo injusto e insolidario, tan agotado como corrompido. Sin embargo, es igualmente verdad, que sus máximos valedores harán todo lo posible para perpetuar este sistema que tan útil y rentable les ha resultado. Abrirán la mano con guiños sociales más testimoniales que reales, realizarán ligeros retoques en la fallida estrategia de la austeridad(austericidio), castigarán más por obligación que por convicción a los más corruptos e impulsarán procesos de transparencia y participación, que serán simples operaciones de maquillaje para acallar protestas y recuperar parte de la credibilidad perdida.

A pesar de ello, debemos confiar en la capacidad de transformación de la realidad que tienen las personas con ideales y valores (la mayoría) mediante la movilización popular y la negación del voto a quienes no están dispuestos a emprender una nueva transición que supere los déficits políticos, sociales y económicos que arrastramos desde 1978. Este es el reto más acuciante. La política debe imponerse a los mercados y debe situar la prioridad de la persona por encima de los beneficios de la banca. La sociedad no entenderá los hipotéticos pactos y alianzas entre PP y PSOE, a instancias de las grandes empresas, grupos financieros y la troika.

Estas dos formaciones políticas deberían: leer el contenido íntegro del informe Foessa, realizar una profunda autocrítica por que sus decisiones nos han conducido a esta situación de emergencia, y situar a las personas y sus necesidades en el centro de sus actuaciones.

Seguramente no lo harán a menos que las urnas les desautoricen, la ciudadanía les muestre su rechazo , dándoles la espalda; y fuerzas que defienden un mundo mejor y más justo, así como movimientos emergentes , con conciencia, principios y valores, les desplacen de los centros de decisión.

El futuro será mejor si este es el camino que elegimos.

Con nocturnidad y alevosía

Artículo de opinión de Javier Madrazo publicado en Noticias Obreras, diciembre 2014.

La Unión Europea y los EEUU llevan negociando en secreto desde 2012 el llamado Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP sus siglas en inglés), que tiene como objetivo fundamental facilitar la inversión directa y la eliminación de obstáculos burocráticos, para facilitar el acceso al mercado a las empresas de ambos lados del Atlántico.

No estamos únicamente ante un acuerdo de carácter de carácter comercial, sino ante el intento de imponer un modelo político-económico ( el capitalismo transatlántico) que reduzca a la mínima expresión los derechos de la ciudadanía, así como  los logros sociales, laborales y medioambientalesalcanzados, en   beneficio de grandes trust de mercaderes.

El TTIP sigue la misma senda que el acuerdo que se firmó en Canadá en Setiembre en Toronto (CETA). Se conocen como acuerdos comerciales de nuevo tipo, porque incorporan mecanismos de regulación de las diferencias que existen entre empresas, inversores y estados. El mecanismo de arreglo de desacuerdos es conocido como ISDS (Investor state dispute settlement). Representa el elemento más perverso del tratado por que da tanto poder a las empresas que las sitúa en plano de igualdad con los Estados. Y en muchos casos estos mecanismos estarán (de aprobarse el tratado)  por encima de las normativas de los diferentes países, bajo el argumento de la eficacia, de la sencillez y del buen funcionamiento del libre mercado.

Estas negociaciones son secretas y blindadas porque resultan difícilmente presentables. Resulta del todo preocupante comprobar cómo estas negociaciones  tan importantes se están desarrollando de la forma más oscurantista, sin ningún tipo de transparencia, de espaldas a la ciudadanía, y dirigidas de facto,  por las grandes corporaciones  y representantes del lobby  neoliberal. Nos encontramos ante un secuestro de la democracia por parte de una minoría de poderosos que está decidiendo a nuestras espaldas como va a ser nuestro futuro.

De hecho el jefe de la delegación negociadora de la Unión Europea se comprometió por carta ante su homólogo estadounidense a que la Comisión Europea impedirá cualquier intento de acceso público a los documentos, o a cualquier tipo de soporte comunicacional  que se genere  en el proceso negociador. Y no sólo eso, el compromiso incluye que esa documentación permanecerá  secreta durante los próximos 30 años. De hecho los europarlamentarios, responsables políticos del control de las negociaciones, sólo pueden tener acceso a dichos textos en una sala especial habilitada al efecto. A dicha sala no pueden acceder con ordenadores, tableta, móviles, cámaras de fotos…Únicamente con folios y lápiz.

Si los efectos del tratado fuesen beneficiosos para el conjunto de la población (dicen que contribuirá a crear empleo  y estimular el crecimiento económico), las élites poderosas no pondrían tanto empeño en mantener el proceso negociador fuera del alcance de la opinión pública y de sus representantes legítimos.

Es muy significativo que la Defensora del Pueblo Europeo, en Julio de este mismo año, haya puesto en marcha una investigación de oficio de la Comisión Europea y una consulta pública sobre la transparencia  y participación pública en las negociaciones del TTIC

Hay mucho en juego. No podemos permitir que con la aprobación de este tratado, la soberanía de los poderes públicos e instituciones democráticas quede cada vez más constreñida, limitada y subordinada en favor de los mercados y grandes poderes económico-financieros. Tenemos un año para hacer frente a este desafío y para proponer una política comercial basada en otros parámetros, criterios y objetivos.

Debemos exigir transparencia a la Comisión Europea y a los gobiernos de los Estados, para que pongan sobre la mesa lo que realmente se está “cociendo”. No podemos dejar que corra el tiempo y que cuando reaccionemos sea demasiado tarde. Por es muy positivo que vayan apareciendo diversas plataformas socio-políticas de oposición al Tratado (en todos los países de la Unión) , que están jugando un papel muy importante en la sensibilización ciudadana (todavía muy baja) y en la movilización social en contra de un tratado que busca aumentar el poder y favorecer la avaricia de las multinacionales, en detrimento de la democracia y los derechos humanos . El objetivo de estas iniciativas es detener las negociaciones sobre el TTIC (Acuerdo para el Comercio y la Inversión entre la Unión Europea y EEUU), impedir la ratificación del CETA (Acuerdo Económico y Comercial con Canadá) y mostrar que otra Europa es posible. Una Europa de  valores (libertad, igualdad y solidaridad) y una Europa de derechos (sociales, laborales, medioambientales).

Webs amigas

» Izquierda Abierta
» LA IZQUIERDA
» CEx(Convergencia por Extremadura)
» ISI(Iniciativa Socialista de Izquierdas)
» Nova Esquerda Galega NEG
» Plataforma Ciudadana YA
» Fuerza Republicana
» Izquierda Socialista de Aragón UISA
» X Tenerife Verdes XTF
» Alternativa Repulicana
» Colectivo Red Verde
» La casa de mi tía
» X Canarias
» Izquierda Anticapitalista
» Antonio Criado de ISI
» J.Caso Iglesias de CEX
» Rafael Sainz de ISI Catalunya
» Mario Rodriguez ISI Madrid
» Franci Xabier Múñoz de ISI MAdrid

» Miguel Ángel Almansa
» Raul Camargo (Izquierda Anticapitalista)
» Gorka Esparza. Miembro del CPF de IA
» Orencio Osuna. Miembro de la comisión ejecutiva de IA
» Esquerra Oberta Catalunya
» Izquierda Abierta Sevilla
» Izquierda Abierta Córdoba

» Izquierda Abierta Albacete
» Izquierda Abierta Villaluenga
» Izquierda Abierta Málaga
» Izquierda Abierta Madrid
» Izquierda Abierta Canarias
» Izquierda Abierta Cádiz
» IU comunidad de Madrid
» IU de Castilla y León
» Grupo Municipal IU de Madrid
» Ángel Pérez (portavoz del Grupo municipal de IU Madrid)
» Gregorio Gordo (Portavoz IU Madrid)
» Iniciativa Verds (Baleares)
» Iniciativa per Catalunya Verds
» Libertad Martinez (Diputada de IU en la Asamblea de Madrid)
» Chesus Yuste ( Diputado de Chunta Aragonesista (CHA)
» Partido de la Izquierda Europea

» Marinaleda
» Cut Bai
» Sindicato Andalúz
» Iniciativa del Poble Valencià
» Coalicio Compromis
» Partido de los Trabajadores

» Colectivo Prometeo
» European-left

» Mónica Oltra. Portavoz Adjunta de Compromís

» Mireia Molla. Diputada de Compromís en las Cortes valencianas
» Pedro Chaves Portavoz IA MAdrid
» Luís garcía Montero. Poeta. Responsable de Cultura de IA
» Juan Campos. Secretario Organización Chunta Aragonesista

» Biel Barceló (PSM)
» David Abril (Iniciativa Verds)
» Toni Barbará. Representante de EUIA en la Comisión Ejecutiva de PIE
» Encontro Irmandinho
» Anova
» PSM-Entesa
» MÉS per Mallorca
» Primavera Andaluza
» Chunta Aragonesista
» Espazo Ecosocialista Galego
» Convocatoria por Loja
» Marea Ciudadana

» Frente Amplio de Canarias
» Compromisu por Asturies
» ARCO. Agrupación Republicana de Coslada
» Juan Carlos Monedero Profesor de CC. Políticas y Sociología en la Universidad Complutense de Madrid
» Eddy Sánchez Coordinador de IU Madrid
» Jordi Miralles Ex Coordinador General de EUIA
» La Tuerka
» Pablo Iglesias Turrión
» Podemos
» Partido de los Trabajadores
» Unión por la Tercera República
» Hartos.org